Señales de que necesitas un adiestrador de perros

Un adiestrador de perros se dedica a educar a nuestras mascotas, con el objetivo de que su comportamiento sea el adecuado para ellos mismos, y para compartir los espacios comunes en los pisos, casas, o lugares dónde vivan con sus humanos, y otras mascotas, como ser otros perros, gatos, o lo que sea. En este artículo te mostramos cuáles son los signos a tener en cuenta para saber que necesitas un entrenador de perros.

como saber si necesito un adiestrador de perros, entrenador de perros
Saber cuando es necesario un Adiestrador de Perros

¿Cómo saber si necesito un adiestrador de perros?

Debes prestar atención a las siguientes señales en el comportamiento de tu perro, antes de acudir a un profesional del entrenamiento:

  • Gruñidos y mordiscos: estos son algunos de los primeros signos de agresión en los perros. Las mordeduras más graves provienen de perros que empezaron con gruñidos y mordiscos de advertencia muy ligeros, que luego se convirtieron en ataques totales. No importa por qué o cuando su perro ha gruñido o mordido a alguien, necesitan que se les enseñe que el comportamiento es inaceptable. Contrata a un entrenador de perros inmediatamente y sé honesto contigo mismo sobre el peligro que esto podría suponer si se intensifica.
  • Querer salir de la casa todo el tiempo: esto se considera un problema serio porque plantea una preocupación de seguridad tanto para su perro como para el público. Cuando su perro sale corriendo de una puerta, puede terminar fácilmente en la calle donde le espera un tráfico peligroso. Además, podría salir corriendo para perseguir o atacar a un vecino desprevenido, al cartero o al perro del vecindario. Cualquiera sea la razón, su perro debe saber que debe permanecer dentro de la casa a menos que lo liberes.
  • Saltos compulsivos: saltar es una forma en que los perros muestran su amor y afecto, aunque a veces se puede volver molesto, y hasta peligroso. Aunque tu perro tenga buenas intenciones, saltar resulta inapropiado, sobre todo si lo hace sobre cualquier persona, más allá de su familia.
  • Guardar y cuidar objetos: aunque sea el hueso favorito de su perro, éste nunca debe gruñir o morder a alguien que intente tomarlo. La protección de los recursos es un tema muy serio y debe ser abordado por un adiestrador de perros de inmediato. Tu perro puede decidir proteger cualquier cosa: un juguete, un bocadillo, comida, un hueso, un sofá, una cama, una silla, etc. Esto básicamente significa que reclama dicho artículo como suyo y lo defenderá agresivamente si es necesario.
  • Tirar de la correa: primero, el perro que te arrastra es bastante molesto e incómodo. Pero lo más importante es que a menudo no tienes ningún control y tu perro te llevará a donde quiera ir. Su paseo debería ir en tu dirección, no en la de tu perro. Los tirones fuertes a menudo tensan sus músculos e incluso lo arrastran hasta el suelo. Esto es peligroso para todos, especialmente si tu perro se acerca a otra persona u otro perro.
Te puede interesar:  Curso de psicología educación y adiestramiento canino: ¿qué debe contener?

Deja un comentario